La costumbre tan arraigada que hoy en día tenemos de comer en un restaurante con menú en Alcalá del Júcar no es tan remota como podemos pensar, es bastante novedosa. Los restaurantes tienen su procedencia en la Roma antigua, con sus cauponma, tabernas. En ellas se servía alimento y bebidas con graduación alcohólica, como el vino. Sin embargo, por la caída del imperio, este negocio de la restauración decayó y no fue hasta el siglo XVIII cuando pudimos volver a verlo.

En Herculano y Pompeya, se observan aún restos de lo que eran puestos de comida que quedaron a salvo del volcán Vesubio.

En 1200, en la época medieval, comenzaron a aparecer tabernas que ya se asemejaban a los actuales como podría ser el restaurante con menú en Alcalá del Júcar. Pese a que aún les quedan aspectos distintivos, ya se empieza a observar la costumbre de servir bebidas junto a condumios en menús cerrados.

En España, no es hasta 1765 cuando aparece el primer restaurante, en Madrid. El segundo, en Francia, donde servían sopas de cordero y amplios menús. Tras la Revolución francesa, muchos cocineros de familias pudientes empezaron a poner sus propios negocios y justo en ese momento comienza el avance que tienen los restaurantes.

La palabra restaurante proviene del francés "restaurer", cuyo significado es alimento reconstituyente. Se transforma luego en "restaurant", restaurativo.

Sin embargo, en EE. UU., sobre los años 60, comienzan a gestarse los llamados restaurantes de comida rápida o fast food debido al incesante ritmo de vida que se empieza a dar y que nos lleva a nuestra época. Pero nada tiene comparación a gozar de una buena alimentación, atendidos por profesionales como en Restaurante El Mirador, donde podemos disfrutar de una experiencia gastronómica a un nivel de calidad y atención sin precedentes. Acércate y deleita nuestros fantásticos menús.